Angelica Giordano
esenfrdeitptru
Jueves, 26 Agosto 2021 09:54

Ansiedad

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

 

¿COMO AFRONTAR UNA CRISIS DE ANSIEDAD EN LA SITUACIÓN ACTUAL?                

Estamos en una época de pandemia en que se han vivido situaciones de estrés que han obligado a cambiar los hábitos y las costumbres.

Este hecho puede ser asumido de diferentes formas por las personas.

Uno de los efectos de la pandemia es el incremento de casos de ansiedad y alteraciones en el estado de ánimo, sin embargo, puede ser provocada en diferentes grados, y hay que distinguir entre la ansiedad adaptativa y la patológica, ésta última sucede cuando la alerta no es real y debemos saber actuar para hacerle frente.

Es decir que la diferencia radica entre el miedo racional y el miedo irracional. Esta es la clave que el paciente debe entender para afrontar una crisis de ansiedad.

Todos tenemos recursos psicológicos para hacer frente a situaciones adversas.

La ansiedad es una respuesta normal del organismo, incluso es beneficiosa, sentir ansiedad de modo ocasional es una parte normal de la vida. Se considera una emoción útil que nos ayuda a afrontar una situación peligrosa, aunque cuando alcanza niveles elevados, la persona vive los síntomas que la acompañan con gran malestar.

Existen formas de reducirla y por ello el objetivo aquí propuesto es aprender a regularla.

Para ello es necesario trabajar en cuatro áreas.

  • Entender la ansiedad y abordar sus causas. 

Para ello puede ser útil:

  • elaborar un diario de horas de ansiedad, es decir en que momento preciso  del dia sientes ansiedad. 
  • la situación en que aparece la ansiedad, es decir que lo estabas haciendo en ese momento
  • la intensidad con que se vive (del 1 al 10)
  • los pensamientos que aparecen asociados a la ansiedad
  • lo que ayuda a resolverla o disminuirla, es decir que haces cuando sientes ansiedad, (salir a dar un paseo, fumar, comer).

 

  • Tener estos registros permite tomar contacto con la tríada EMOCION-PENSAMIENTO-ACCION. 

 

En este contexto es importante conocer las situaciones que generan estrés y utilizar estrategias de afrontamiento que permitan hacer frente a las exigencias, para ello una afición relajante puede ser una buena estrategia para seguir, así como dormir lo suficiente y hacer una dieta equilibrada, aprender a relajarse y hacer ejercicio.

  • Reducir los síntomas físicos.

Este paso se puede lograr a través del uso de la relajación, puede ayudar a cortar el circulo vicioso de la ansiedad al reconocer los primeros signos de tensión. Otra técnica que puede ayudar es la ejercitación de la respiración diafragmática.

  • Modificar los pensamientos relacionados con la ansiedad.

No siempre es fácil reconocer lo que se está pensando y lo que está haciendo que la ansiedad empeore. Los pensamientos son automáticos, fugaces y a veces pueden ser imágenes mentales desagradables.

  • Cambiar los comportamientos relacionados con la ansiedad.

Para ello es necesario reconocer cuando se está evitando determinados comportamientos por el miedo a sentir una sensación desagradable o ansiedad. Siempre que sea posible es importante hacer frente a la ansiedad estableciendo pequeñas metas. Normalmente la ansiedad tiene un pico y luego comienza a descender

Las personas con ansiedad evitan situaciones, tratan de escapar y a veces hacen cosas para sentirse más seguros como salir acompañados, o evitar hablar en público, o evitar sitios públicos, etc. Son conductas de seguridad que con el tiempo empeoran el trastorno de ansiedad, porque la persona tiene cada vez más miedo a hacer frente a las situaciones generadoras de ansiedad.

IMPORTANTE:

 A la hora de detectar pensamientos que generan ansiedad es importante comprobar si esos pensamientos son realistas o no.

  • Evitar tomar bebidas con cafeína, pues estimula las sensaciones fisiológicas.
  • Llevar cuidado con medicación habitual pues puede agravar los síntomas de los trastornos de ansiedad.
  • La comunicación con la familia es importante pues ofrece un apoyo importante a la hora de la recuperación y de evitar perpetuar los síntomas.
  • Se puede controlar la ansiedad para que deje de ser un problema, pero si es difícil asumir le resulta difícil asumirlo solo, un buen terapeuta puede dar herramientas para acompañarle en este proceso.

FATIGA PANDÉMICA

La OMS puso el nombre de “fatiga pandémica” a una serie de síntomas derivados de la enfermedad del COVID-19 y de las consecuencias que ha traído para toda esta pandemia mundial.

El 60% de la población europea está padeciendo fatiga pandémica, en algunos países de una manera más acusada que en marzo.

En España, se estima que el 40% de la población presenta síntomas moderados o graves de depresión.

Síntomas:

  • Ansiedad
  • Irritabilidad
  • Apatía 

Las causas de la fatiga pandémica son consecuencia de meses de incertidumbre y de la modificación de los hábitos de nuestra vida.

Se manifiesta a través del miedo a la enfermedad, el aislamiento, el aburrimiento, la incertidumbre, el enfado o quejas constantes….

Puedes encontrar más información en mi blog.

ANSIEDAD POR LA COMIDA.

Metáfora del tigre hambriento

Imagina que despiertas una mañana, y justo afuera de tu puerta encuentras un pequeño tigre rugiendo, por supuesto, llevas al pequeño al interior de la casa para mantenerlo como una mascota.

Después de jugar un rato con él, te das cuenta de que el pequeño tigre sigue rugiendo sin parar y te das cuenta de que quizá tiene hambre.

Le das de comer un poco de carne roja, porque sabes que a los tigres les gusta comerla. Haces esto todos los días, y todos los días tu mascota se hace más grande.

En dos años las comidas diarias del tigre cambian, de restos de hamburguesa o costilla pasan a ser trozos completos de carne vacuna.

Pronto tu pequeña mascota ya no sólo ruge cuando tiene hambre, sino que gruñe ferozmente cada vez que piensa que es hora de comer.

Tu pequeña mascota ahora se ha convertido en una bestia incontrolable y salvaje que te destrozará si no consigue lo que quiere.

Que esta metáfora sirva para entender como surge el trastorno de conducta alimentaria.

Hay muchos elementos a trabajar en terapia cuando aparece un trastorno de la conducta alimentaria (TCA).

Hay claves que se deben entender para poder acompañar en un proceso de terapia del TCA.

Lo primero es que estamos frente a un iceberg donde la relación con la comida es la punta del iceberg, pero hay que trabajar para llegar a lo que produjo ese trastorno y más importante aún, los factores que lo mantienen.

UN OBJETIVO Y UN HABITO SALUDABLE PUEDE SER MEJORAR LA RELACION CON LA COMIDA.

¿En que puedo ayudarte?

@angelicag_psicologa

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Visto 126 veces Modificado por última vez en Jueves, 02 Septiembre 2021 07:40
Angelica Giordano

 

¿Qué es duelo?

El duelo se define como un proceso psicológico y emocional que se inicia tras una pérdida y dependerá de la importancia de ésta. El duelo habitualmente se asocia con la muerte de un ser querido, pero en realidad las personas a lo largo de nuestra vida sufrimos separaciones o pérdidas de algo o alguien que es importante para nosotros, se da por ejemplo con la pérdida del trabajo por despido o jubilación, de un objeto valioso o por una enfermedad o pérdida de capacidades de uno mismo u otros, entre otras.

Al igual que no todas las personas somos iguales tampoco lo son todos los procesos de duelo, aun así, existen unas características comunes en el proceso.  Está manifestación del duelo se puede agrupar de la siguiente forma:

  • Dimensión física. Se trata de las formas fisiológicas que aparecen en el duelo, como dolor o molestias en el estómago, opresión en el pecho o la garganta, palpitaciones, tensión muscular, disnea, cambios del sueño, entre otras.
  • Dimensión emocional. En este punto se apuntan los cambios de estado de ánimo como tristeza, ira, culpa, miedo, ansiedad, venganza o incluso alivio.

Las emociones no son buenas ni malas, son adaptativas y nos ayudan a adaptarnos al entorno. Es normal que en un proceso de duelo aparezcan varias emociones dependiendo del contexto, por ejemplo: Si unos padres han perdido a su hijo en un accidente de moto pueden sentir tristeza por la pérdida, culpa en el caso de que ellos le hubiesen regalado esa moto como premio a final de curso o ira y venganza si el accidente ha sido provocado por un conductor que dio positivo en el test de drogas.

Todas las emociones son válidas y no debemos sentir culpa o vergüenza de ellas, es importante expresarlas, gestionarlas y en caso de no poder hacerlo buscar ayuda profesional.

  • Dimensión cognitiva. Se trata de aquellas manifestaciones como dificultad para concentrarse, rumiación de ideas, falta de interés.
  • Dimensión conductual. Esta dimensión se refiere a los cambios del comportamiento respecto a la situación previa. Aislamiento, hiperactividad, aumento o inicio de consumo de tabaco, alcohol u otras drogas, realizar conductas de riesgo, autolesiones.
  • Dimensión social. La persona puede aislarse socialmente, tener enfrentamientos con familiares o amigos, culpar a otros de olvidar al difunto demasiado pronto.
  • Dimensión espiritual. Este apartado hace referencia a la parte más mística de una pérdida, preguntas sobre la vida y la muerte, replantearse valores, creencias o formas de vida anteriores.

Fases del duelo

Distintos autores han hecho sus propias teorías acerca el duelo y las fases que se dan durante el mismo. No todas las personas somos iguales, por lo que el proceso de duelo tampoco es igual en todos. Las fases del duelo no tienen unos límites rígidos establecidos y se pasa de una a otra de una forma clara, es decir las fases fluctúan unas con otras. De la misma forma no todas las personas pasaran por todas las fases necesariamente.

La teoría más extendida es la de Elisabeth Kübler Ross y a continuación se describen las fases:

Fase Negación

Negar la realidad de la pérdida y lo que sucede de forma explícita o implícita.

Fase Ira

Sentimientos de rabia, venganza, resentimiento.

Búsqueda de culpables

Fase Negociación

Sensación de control, que se puede manejar la pérdida.

“Hacer tratos” con entes divinas

Culpa y responsabilidad de lo ocurrido.

Fase Depresión

(No tiene relación con una depresión patológica)

Sensación de tristeza y vacío, conexión con la realidad.

 Fase Aceptación

Se acepta la pérdida.

El dolor se va reduciendo.

Vuelta a experimentar sentimientos agradables poco a poco.

¿Cuándo pedir ayuda?

En primer lugar, es importante diferenciar entre lo que es un duelo normal y un duelo complicado. Hay ocasiones en las que la persona durante la primera fase tiene cierto embotamiento y sensación de irrealidad, lo cual es normal, en el caso de que esta situación se mantenga en el tiempo y la persona siga sin mostrar ninguna expresión emocional no se iniciaría el proceso de duelo. Parece que la causa de un duelo complicado es el bloqueo del dolor.

Se puede buscar ayuda profesional en cualquier momento del duelo siempre que la persona lo crea conveniente, pero hay situaciones en las que recurrir a la atención psicológica es necesaria. El objetivo en una intervención debe ser mejorar la calidad de vida de la persona con duelo.

Bibliografía:

American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (DSM-5®). American Psychiatric Pub.

Bayarri, E. Z. (2004). Manejo del duelo en Atención Primaria. Conceptos básicos. Semergen: revista española de medicina de familia, (1), 8-11.

Cabodevilla, I. (2007). Las pérdidas y sus duelos. In Anales del sistema sanitario de Navarra (Vol. 30, pp. 163-176). Gobierno de Navarra. Departamento de Salud.

Cuadrado i Salido, D. (2010). Las cinco etapas del cambio. Capital humano241, 54-58.

Dávalos, E. G. M., García, S., Gómez, A. T., Castillo, L., Suárez, S. S., & Silva, B. M. (2008). El proceso del duelo. Un mecanismo humano para el manejo de las pérdidas emocionales. Revista de Especialidades Médico-Quirúrgicas13(1), 28-31.

Más en esta categoría: « Trastornos de ansiedad.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.